Gabinete ZAS02: Exposición “Altares privados” dentro de Inmersiones2016 – Cultos.

Primera actividad de Inmersiones 2016 – Cultos, la exposición colectiva “Altares privados” con más de 50 artistas, realizada en colaboración con Zas Kultur Espazioa. Se exponen también las obras presentadas al concurso fotográfico del mismo nombre al que se presentaron más de 30 artistas de varias nacionalidades.

Participantes de exposición “Cultos”: Enrico FioriJon Gil Alonso, Pili Aguado, Norabaty Josune, Alex Efa, Ana Nieto, Jose Cos, Natalia Albéniz, Koko Rico, Iker Fidalgo Alday, Dorleta Rata Jones, Colectivo Ira Volcan, David Tavares, Nerea de Diego, Iñaki Larrimbe, Ramon Quanta, Mary Zurbano Gauna, Mikel Arranz , Rubén Becares,Josean Pablos, Cesar San Millan Agüera, Lauky Factory, Javier Hernández Landazabal, Núria Pérez-Cárcano Samaniego, Zirika Alfredo Hernández,Byron Maher, David F. Brandon, Colectivo Norte, Luisa Luisa Jimenez Murillo, Joaquin Lara, Rubén Díaz de Corcuera, Virginia Lekuona, Arturo Fito Rodríguez, Blanca Abajo Alda, Ibon Saenz de Olazagoitia, Cristina Arrazola-Oñate, Nerea Lekuona, Anabel Quincoces, Natxo Rodriguez, Gustavo Almarcha, Txaro Arrazola, Arantza Eziolaza, Ernesto Iriarte, Zigor Samaniego, Noelia Conessedoble, Jorge Salvador, Javier Duque, Estíbaliz Sadaba, Mikel Escalera, Angel Remírez de Ganuza, Marta C. Dehesa, Jennifer Custodio Perez, Alejandro Lorenzo, Patricia Garcia Ramirez, Braun Retrofuture, Madame Calaca, La Comunidad, Juan Pablo Orduñez Mawatres, Fernando Iglesias Garcia, Gert Voor Int Holt.

 

Anuncios

Joan Fontcuberta en ZAS espazioa. Hitzaldia – Conferencia. Abenduak 1, 20:00etan – 1 de diciembre, 20:00 h.

Joan Fontcuberta. Barcelona, 1955. Premio Nacional de Fotografía y Premio Nacional de Ensayo.

“Frente al culto a la imagen que prevaleció antes de la revolución industrial, la hipermodernidad, marcada por el exceso y el consumo, nos aboca a la banalización y secularización de la imagen. Hemos pasado de la idolatría a una iconocracia de imágenes antimágicas. Internet, los teléfonos móviles, las cámaras de videovigilancia y toda clase de dispositivos de registro gráfico generan una sobresaturación visual en la que las imágenes se vuelven furiosas. En un momento en que la imagen constituye el espacio social de lo humano, no podemos permitirnos que se descontrolen y arremetan contra nosotros: hemos perdido la soberanía sobre las imágenes y queremos recuperarla”

Joan Fontcuberta.